Los tratamientos se realizan básicamente por termonebulización, utilizando productos bactericidas, viricidas y fungicidas, con propiedades desodorantes y detergentes, que los hacen adecuados para el tratamiento de locales o recintos expuestos a malos olores y suciedad. Esto se realiza utilizando principalmente el sistema acuoso vía aspersión con productos que tiendan a la eliminación de ácaros que pululan en el medio ambiente y que son transmisores de enfermedades infecto contagiosas. Para lograr resultados de alto poder residual y efecto inmediato, se utilizan productos de marcas importadas, los que al contacto

con el ser humano no produzcan trastorno alguno ni que dejen secuelas negativas.